Una Curiosidad:¡TODOS SOMOS CURIOSOS! , ¿TODOS SOMOS CURIOSOS?

todos somos curiosos

#CURIOSIDAD

Particularmente pienso que  tenemos y o sentimos curiosidad por todo aquello que despierte  nuestro interés, pero tener la habilidad de serlo, de practicarlo y lograr su maestría  es algo interesantemente curioso.

Nacemos con curiosidad , todos venimos con ese chip que nos permite descubrir la manera de interactuar , de descifras gestos , movimientos, sonidos , para ir poco a poco, uniendo , articulando desde los balbuceos , los llantos ,sonidos más definidos y así poder encontrar la forma de comunicarnos. Definitivamente el aprender el lenguaje materno, que nos tocó, es una muestra de nuestras innatas habilidades como seres curiosos .Luego de este maravilloso proceso lo siguiente es  aprender hacer preguntas y aquí, justamente identificamos el poder mágico y revelador de hacer preguntas, tanto que nos quedamos fascinados con ese poder. Distinguimos que dos sonidos, que forman dos palabras y que una vez emitidas con una particular variación de la altura tonal de la propia voz, genera un inmediato encuentro con el umbral hacia lo desconocido y automáticamente ladeamos  nuestra cabeza hacia el hombro derecho, manteniendo la mirada en aquel que escucha nuestro ¿POR QUE?  y esperamos con ansia la respuesta, viviendo el pasivo espacio de la atención plena, un momento de mente en blanco, no tenemos conversaciones privadas, estamos atentos e interesados en escuchar del otro su respuesta…

Desde pequeños aprendimos el poder de preguntar y también practicamos el  acto de la atención plena, ya que nuestro foco están en el interés de escuchar la respuesta al ¿por qué?  (previamente formulado). Esta habilidad se desarrolla ya que nuestras primeras interacciones con la curiosidad se fundamentan en expresar los ¿por qués?    y esperar con atención plena la respuesta, esto lo practicamos una y otra vez , aprendimos el atractivo de esos dos mono sílabos y  reconocimos inconscientemente el poder de la escucha ,de la escucha activa , después de emitir un ¿por qué?  .

Las dos llaves maestras para saciar la sed y el apetito por la curiosidad son: el  ¿por qué? y la escucha activa o atención plena.

En el transcurrir de la vida, empiezan a parecer aquellas expresiones que influyen en el desarrollo de nuestra  habilidad innata de la curiosidad, Expresiones que escuchamos desde muy temprano se vuelven repetitivas.

 

  • Muchacho tu si preguntas!!!
  • Pareces un Pepito preguntón
  • Deja ya la preguntadera
  • Cuidado con lo que vayas a preguntar
  • Eso no se pregunta!
  • ¿por qué?   ¿por qué?  Chico simplemente porque me da la gana
  • será que tú eres bruto, gafo o qué?
  • Calladita te vez más bonita
  • No sabe? No sabe? No sabe!
  • Haga y no pregunte!
  • Cuidado! no metas la pata con tus preguntas
  • Silencio! Y espere su turno para preguntar

Empezamos a escuchar las frases descalificadoras hacia nuestra innata habilidad para la curiosidad en todos los dominios en que interactuamos. Cada dominio; el familiar,  el de amigos, el académico tienen sus expresiones cliché ante la ingenua pregunta, llave de la curiosidad: ¿por qué?

Expresiones; descalificadoras, intimidantes, violentas, excluyente, ofensivas, burlonas. Un bullying hacia el que pregunta se generaliza, lo que ocasiona que nuestra pasión por la curiosidad se  disminuya, se duerma, se esconda o definitivamente se muera.

 

Y ahora después de leer esto, tienes alguna pregunta para mí?

Roy J Rizo D’Arthenay

Head Coach

Coachingfree.org