CUATRO EVIDENCIAS DEL HERODES QUE VIVE EN TI

el herodes que vive en ti#DíadelosSantosInocentes

Es momento de hacerse cargo

Del Herodes que vive en ti

El hecho bíblico del genocidio que Herodes I el grande ordeno; matar a todo niño menor de dos años que viviera en Belén, El relato en el Evangelio de Mateo 2:16-18:

Entonces Herodes, al ver que había sido burlado por los magos, se enfureció terriblemente y envió a matar a todos los niños de Belén y de toda su comarca, de dos años para abajo, según el tiempo que había precisado por los magos. Entonces se cumplió el oráculo del profeta Jeremías: «Un clamor se ha oído en Ramá, mucho llanto y lamento: es Raquel que llora a sus hijos, y no quiere consolarse, porque ya no existen.»

No existe evidencia histórica del hecho, solo el relato bíblico, pero si hay  una supuesta coherencia armónica entre la brutalidad del hecho y el carácter  despiadado de Herodes I el Grande…

Cada 28 de diciembre hacemos referencia a ese simbolismo de la aniquilación del indefenso del inocente.

Momento para preguntar, si acaso nuestra falta de: ingenuidad, confianza, fe, optimismo, curiosidad  y creatividad son debidas al Herodes que vive dentro de nosotros, que aniquila a diario la inocencia de nuestro niño interior.

Cuatro evidencias del Herodes que vive en ti:

  • Ya no desafías las suposiciones , aceptas las cosas tal como las vez o las crees , porque ya no haces preguntas para conocer más , ese niño preguntón que cuestiona todo ha sido aniquilado por el adulto que vive proponiendo sus creencias y razones y no deja espacio para la curiosidad y la duda
  • Te es más fácil recurrir a las cosas aprendidas , memorizadas , para resolver problemas , eres más de pensamientos coherentes, lógicos , ya la opción del pensamiento divergente , el que se promueve con la imaginación y los sueños , el que da combustión a la creatividad no está dentro de tu estructura mental , dejantes de imaginar , ya no pintas , ya no creas , ya no sueñas, solo te conformas  con lo  que crees posible .
  • Tienes miedo a equivocarte, tienes miedo a declarar tus ignorancias, quieres aparentar que te la sabes todas, le tienes pánico al qué dirán, vives en el perfeccionismo neurótico que te desconecta de ser geniudo y autentico. Suelta el personal branding y vive la pureza de tu ser como lo hacen los ingenuos, sin suspicacia, solo con la integridad del inocente que confía en los demás y en el mundo que le rodea.
  • Vives en el resentimiento de una situación del pasado, donde piensa que solo tú tienes la razón, te llenas de odio por algo que paso y no puedes cambiar, le das más peso a un orgullo herido que  la liviandad de pedir perdón o simplemente reconciliarte. Recuerda cuanto duran las peleas entre niños, prácticamente nada, la reconciliación es instantánea, porque el ingenuo, el santo inocente no acumulan rencores.

Si alguna de estas cuatro evidencia, te hace clic, es razón suficiente para determinar que hay un Herodes dentro de ti.

Hazte cargo de tu Herodes y vuelve hacer un Santo Inocente, curioso, creativo, confiado y sobre todo sin resentimientos y rencores.

Roy J Rizo D’Arthenay

Head Coach

Coachingfree.org